cerrar
ArtículosCultura

Comidas coreanas: Bulgogi casero [내가 만든 불고기]

Hoy os voy a hablar de mi experiencia cocinando (y comiéndome) bulgogi hecho por mí en casa siguiendo una receta que encontré en un vídeo de Youtube de una mujer coreana que sube vídeos cocinando. He de decir que algunos ingredientes no esenciales que no se pueden encontrar aquí donde vivo no los incluí, pero el bulgogi es básicamente igual que el que me salió.

El bulgogi es carne de ternera marinada en una mezcla de salsa de soja, aceite de sésamo y otros ingredientes y verduras. Ya escribí un artículo hace mucho tiempo sobre esta comida aunque no demasiado detallado.

Bulgogi cocinándose en la plancha en el restaurante Korea

Para empezar, os comento que yo comí bulgogi por primera vez en un restaurante coreano de Madrid (entre otras cosas), por lo que cuando lo hice en casa por primera vez ya sabía cómo tenía que saber, así que pude “autojuzgarme” el plato. El restaurante en cuestión se llama Restaurante Korea y os lo recomiendo un montón porque cocinan genial y los camareros son muy amables y atentos y siempre intentan que estés a gusto con lo que te sirven. Os dejo linkeado el restaurante a su página de Tripadvisor.

El bulgogi casero: cómo prepararlo

El bulgogi no es una comida complicada de preparar, simplemente hay que tener en cuenta algunas proporciones para que los sabores sean los adecuados y estén equilibrados. Aparte de eso, lo único que hay que hacer es picar verduras y recortar la carne de ternera en tiras que se puedan comer de un bocado y que se puedan coger fácilmente con los palillos.

Ingredientes (los que yo no utilicé en mi elaboración están en cursiva):

  • Carne de ternera en filetes: dependiendo del tamaño de los filetes para que coman adecuadamente dos comensales recomiendo utilizar unos cuatro.
  • 4 dientes de ajo pequeños picados.
  • 1/4 de cebolla picada si es grande o media si es pequeña (es preferible usar cebolleta)
  • 3 cucharas soperas de aceite de sésamo
  • 1 cucharada de postre rasa de pimienta negra
  • 6 cucharadas soperas de salsa de soja
  • 4 cucharadas de postre de azúcar
  • 1/2 zanahoria cortada en tiras muy finas
  • 2 cucharadas soperas de vino blanco para cocinar
  • 1 cucharada sopera de semillas de sésamo
  • Fideos celofán (dangmyeon) decorativos (opcional)
  • 3 cucharadas soperas de zumo de pera
  • Varias hojas de lechuga limpias y cortadas para enrollar un bocado de carne
  • 2 tazas de arroz blanco para servir en un cuenco a parte
  • Un poco de salsa picante gochujang para servir en un cuenquito a parte
En pleno proceso de preparación con algunos ingredientes ya
cortados y con la salsa para marinar (derecha) a medio preparar
Proceso de elaboración
  1. Preparas un recipiente mediano o grande donde marinará la carne y se mezclarán todos los componentes.
  2. Realizas todas las medidas descritas anteriormente, viertes la salsa de soja, el aceite de sésamo y el vino blanco para cocinar en el recipiente grande y, una vez mezclados echas el azúcar. Revuelves bien.
  3. Picas todos los ingredientes descritos anteriormente. La cebolla, la zanahoria y el ajo cuanto más finos estén mucho mejor ya que no se cocerán previamente y, si no están finos, comerlo puede resultar algo tosco si a la hora de freír el conjunto no se hacen bien.
  4. Viertes todas las verduras en la mezcla que hicimos en el recipiente grande de modo que queden todas a remojo.
  5. Una vez hecho todo esto, cortamos la carne en tiras de unos dos o tres centímetros de ancho por unos cinco o seis de largo (no estés midiéndlas con un metro, es orientativo). Una vez cortadas todas (intenta evitar ternillas y zonas de grasa), vertemos todas al recipiente grande con la salsa que hemos hecho y las verduras.
  6. Por último echamos la pimienta negra repartiéndola lo más posible por el recipiente y también las semillas de sésamo.
  7. Para finalizar, mezclamos todo bien de modo que quede todo a remojo por la mezcla que hemos hecho y acomodamos la carne para que esté lo más bañada posible por la mezcla líquida.
  8. Introducir en el refrigerador a marinar durante un mínimo de 6 horas, aunque lo ideal es que esté toda la noche marinando. Esto reblandecerá la carne y le dará un sabor único.
  9. Una vez transcurrido todo este tiempo, separamos la carne y las verduras a un plato y la mezcla sobrante a un cuenco.
  10. Hervimos los fideos celofán (dangmyeon), tampoco hace falta que sean demasiados porque serán meramente decorativos. En un par de minutos se hacen. Yo puse bastantes porque como el plato también era para compartir con mis padres preferí pecar de sobrado en todo.
  11. Utilizamos una sartén lo más grande posible. Una parte de la mezcla la utilizaremos como aceite para freírlo con lo que lo ponemos a calentar. Puede suceder que sobre mezcla por lo que en ese caso se puede servir a la hora de comerlo en un cuenco a parte. El plato no debe quedar ni seco ni como una sopa. Debe tener algo de líquido pero no demasiado.
  12. Freírlo hasta que veamos que todos los trozos de carne adquieren un color grisáceo. Entonces ya está hecho. Servir en una fuente para compartir y disfrutar comiéndolo.

Una forma de comerlo es con hojas de lechuga y un bol con arroz blanco hervido. De este modo se coge un poco de arroz, se pone sobre la hoja de lechuga y después se ponen unos pedazos de bulgogi. Se enrollaría la hoja de lechuga y se comería de un solo bocado.

También para los amantes del picante, se puede comer el bulgogi mojándolo un poco en salsa gochujang que vertamos previamente en un cuenquito a parte.
Aspecto del bulgogi siendo cocinado en una sartén grande a
fuego medio. Cocinar hasta que la carne se vuelva grisácea.
Mi experiencia al hacerlo
 
A pesar de que yo no suelo cocinar, más allá de fritos, pasta y cuatro cosas más, he de decir que el sabor del plato era exactamente idéntico al del bulgogi del Restaurante Korea, lo cual me hizo mucha ilusión ya que cuando lo comí en el restaurante me enamoré del sabor y, como en mi ciudad no hay restaurantes coreanos, vi que podía disfrutar del plato en cualquier momento haciéndolo yo mismo.
Bulgogi hecho por mí terminado.
Sugerencia de presentación final con dangmyeon decorativo.
Aquí os dejo el resultado final del plato. Buena pinta ¿verdad?
Espero que os haya resultado útil la entrada para preparar vuestro propio bulgogi. No olvidéis compartir en Facebook y Twitter para que haya más gente que conozca la receta y se anime a hacerla.
¡Un saludo!