cerrar
ArtículosCulturaHistoria

El bombardeo a la isla de Yeonpyeong

Antes de empezar, escribo este artículo porque ayer, 23 de Noviembre fue el segundo aniversario de este hecho, el bombardeo de Yeonpyeong, y lo escribo como homenaje a todos los que murieron aquel fatídico día. A todos, descansen en paz, héroes de la patria.
Varias casas destruidas en Yeonpyeong tras el ataque
por parte de Corea del Norte
El ataque a la isla de Yeonpyeong (Yeonpyeong-do) [연평도], que se produjo el 23 de Noviembre de 2010, fue un ataque sin precedentes desde el año 1953, año en que quedó paralizada la Guerra de Corea gracias a un armisticio, que no tratado de paz, entre ambas partes.
En este ataque, Corea del Norte atacó sin previo aviso y sin piedad, ante la sorpresa y estupor de la población, esta isla surcoreana, mientras Corea del Sur estaba realizando ejercicios de prácticas militares.
 
¿Cómo se origina el ataque?
Corea del Sur realizará un rutinario ejercicio militar en la isla de Yeonpyeong y sus proximidades. Este tipo de ejercicios los realiza Corea del Sur de forma más o menos frecuente en diversas localizaciones del país a lo largo de la rueda del año, para prevenir un ataque invasivo por parte de Corea del Norte como el que tuvo lugar el 25 de Junio de 1950, cuando las tropas norcoreanas de Kim Il Sung, cruzaron el paralelo 38 e invadieron Corea del Sur en busca de la reunificación forzada de la península bajo un único mando comunista. Por ello, a las 8:20 AM, Corea del Norte envía un mensaje a Corea del Sur pidiendo que no disparen tan cerca de la frontera (recordemos que es territorio surcoreano de plena soberanía y utilización).
A las 10:00 AM, Corea del Sur comienza su práctica militar.
La escalada de presencia militar surcoreana cerca de Yeonpeyong, isla que a su vez está muy próxima a la frontera marítima  Nothern Limit Line, también conocida como NLL por su abreviatura, alertó a Corea del Norte.
Lo cierto es que Corea del Norte no soporta ver fuerzas surcoreanas desplegadas cerca de la frontera, y menos en el mar, y menos aún en una isla que para ellos debería ser norcoreana  ya que no reconocen la NLL tal y como ellos mismos firmaron, sino que desde hace bastantes años aseguran que la NLL pasa más al sur, cosa que es absolutamente incierta y no se recoge en el tratado que Corea del Norte, Corea del Sur y los aliados involucrados firmaron.
Corea del Sur, en sus prácticas, dispara hacia el oeste, para no hacerlo hacia Corea del Norte y evitar problemas con el régimen neoestalinista de Pyeongyang. La existencia de estos disparos fueron la excusa de oro, así que Corea del Norte reacciona por sorpresa.
El ataque a la isla de Yeonpyeong
Al escuchar estos disparos y ver a la marina surcoreana realizarlos tan cerca de la frontera marítima, aunque en dirección oeste y no norte, para que no entraran en territorio norcoreano, Corea del Norte encuentra la excusa para atacar, algo que tenían ganas de hacer desde hace mucho tiempo.
Representación (en coreano) gráfica del ataque a la isla de
Yeonpyeong (primer plano) por parte de Corea del Norte

Corea del Norte despliega sus fuerzas desde dos islas al otro lado de la NLL, llamadas Mudo y Kaemori, en las que existen instalaciones balísticas norcoreanas de lanzamiento de artillería.

A las 14:34, Corea del Norte comienza su ataque. Unos 60 de los aproximadamente 170 obuses que Corea del Norte lanzó, se producen a esta hora, sobre la isla. En este momento se activan las alarmas, y todos los procedimientos surcoreanos de ataque inminente se activan. Se interrumpe la programación en la televisión y Corea del Sur entera se paraliza delante de los televisores y pantallas LED de las ciudades perplejos ante lo que está sucediendo. Ha comenzado pues, el primer ataque norcoreano sobre suelo surcoreano desde 1953.
Cuatro minutos más tarde, a las 14:38, Corea del Sur despliega dos aviones KF-16, dos minutos después, otros cuatro aviones KF-15 se ponen a disposición del operativo. A las 14:46, de nuevo otros dos aviones KF-16 parten hacia la zona. Con ya ocho aviones disponibles, Corea del Sur un minuto más tarde ataca a las islas norcoreanas desde donde atacó Corea del Norte con 50 proyectiles de artillería K-9 autopropulsada.
A las 14:50 se eleva la alerta a Jindotgae Hana, la mayor alerta hasta la fecha después de la guerra.
A las 15:12 Corea del Norte vuelve a atacar con 20 obuses más, esta vez todos, sin excepción, cayeron sobre la isla. Trece minutos después Corea del Sur responde con otros 30 proyectiles K-9.
A las 15:30, Corea del Sur envía un télex a Corea del Norte exigiendo el cese inmediato del lanzamiento de artillería Norcoreana y, 11 minutos después, Corea del Norte deja de atacar.
En total, 170 obuses norcoreanos y 80 proyectiles K-9 surcoreanos fueron lanzados hacia/desde Yeonpyeong.
Consecuencias del bombardeo de Yeonpyeong en Corea del Sur
La isla de Yeonpyeong humeando. A los locales se les viene
a la mente recuerdos de la Guerra de Corea. Corea del Sur
está conmovida ante este impresionante ataque.
Como consecuencia del ataque norcoreano, la isla quedó seriamente dañada. Varias casas e instalaciones de la isla quedaron totalmente destruidas. Además, varios focos de incendios comenzaron en las zonas donde cayeron los obuses más dañinos desde Corea del Norte.
Aunque sin duda lo peor fueron los daños personales. Cuatro surcoreanos murieron, dos soldados y dos civiles. Además, 16 soldados y 3 civiles más resultaron heridos.
El presidente Lee Myung Bak visita la isla de Yeonpyeong
como muestra de apoyo a la mejora de la defensa de esta isla
y a la población afectada.
Este bombardeo ayudó a aumentar aun más las tensiones entre ambos países, existentes desde la firma del acuerdo de armisticio en 1953. La violación del acuerdo de armisticio por parte de Corea del Norte al haber atacado la isla de Yeonpyeong en 2010 ha sido considerado como un hecho muy grave por Corea del Sur, así como por la OTAN, la ONU y otros muchos países que no hicieron esperar su condena a esta brutal agresión.
Después de retornar la población a la isla tras la evacuación, el gobierno decidió reforzar las defensas de la misma. Pasaron de 500 a 1500 los soldados desplegados y además, se instalaron barricadas en la costa y se rehabilitaron y construyeron bunkers para la protección de la población en caso de otra provocación norcoreana.
Consecuencias del bombardeo de Yeonpyeong en Corea del Norte
En Corea del Norte sin embargo, la cadena gubernamental KCNA, única del país y principal arma propagandística del régimen, vendió una historia muy diferente a los ciudadanos.
Según el gobierno norcoreano y por lo tanto, sus medios de comunicación, Corea del Sur estaba realizando unos ejercicios militares provocativos en los cuales las armas surcoreanas apuntaban al Norte. Ante la amenaza, Corea del Norte decidió realizar un ataque defensivo sobre Yeonpyeong y sus alrededores, después de que Corea del Sur empezara a disparar hacia el Norte durante sus prácticas militares.
Lógicamente, esto es falso, como la mayoría de lo que se cuenta en Corea del Norte, y sólo sirve para lavar las mentes de la población y volver  aun más si cabe, la opinión de los norcoreanos en contra de Corea del Sur y Estados Unidos, como si fueran los malos de la película que se pasan la vida atacando al grandioso paraíso socialista que todos aman.
Cinco soldados norcoreanos murieron durante los ataques defensivos de Corea del Sur, y dos bases de artillería fueron destruidas.
Conclusión
Homenaje a los dos soldados fallecidos en Yeonpyeong.
En la fotografía, el homenaje llevado a cabo ayer 23 de
Noviembre de 2012.

El ataque fue mortífero para ambas partes, ya que también 5 soldados norcoreanos murieron en los contraataques defensivos de Corea del Sur. Pero las vidas de los soldados norcoreanos, para el gobierno de Corea del Norte no valen nada. La propaganda que pudieron realizar después de este hecho fue tal, que sacó la máxima rentabilidad posible a las muertes de estos soldados, soldados inocentes comandados por un grupo de locos, cuya mayoría se alistan al ejército porque reciben más bonos de comida y de compra de utensilios de necesidad (en Corea del Norte todo está racionado).

Una vez más, quiero dar mi más sentido apoyo a las familias de los soldados surcoreanos asesinados por Corea del Norte, y quiero pedir que nunca se les olvide, ellos dieron la vida por su país, se encontraron la muerte en unas prácticas, eran jóvenes repletos de vitalidad e ilusión por una vida que, un 23 de Noviembre de 2010, la República Popular “Democrática” de Corea se llevó por delante para siempre.
Descansen en Paz.