cerrar
ArtículosSociedad

Los cuatro tipos de viviendas más comunes en Corea

Hoy voy a hablar de los cuatro tipos de viviendas más comunes en Corea. Os voy a explicar algunas de sus características y las peculiaridades de unas y de otras. Igual, si estáis pensando en mudaros a Corea y estáis buscando un alojamiento, esto os ayuda algo. Espero que sí.

Si te interesa conocer las formas de habitar una vivienda que hay en Corea y sus peculiaridades te aconsejo que visites la entrada acerca de los sistemas de alquiler y propiedad en Corea.

Bueno, pues empecemos.
Las “villas”
 
Ejemplo de “villa” en una calle cualquiera de Seúl
Las villas son un tipo de construcción que suele tener entre dos y cuatro plantas y son exclusivamente residenciales, es decir, no hay ningún otro tipo de uso como puede ser el comercial en estos edificios. Este es el tipo de construcción para viviendas más antiguas de la Corea contemporánea, evidentemente obviando las casas hanok tradicionales. De hecho, la mayoría ni siquiera tienen ascensor.
La mayor parte del territorio de las ciudades surcoreanas está ocupado por este tipo de construcciones. Suelen disponerse formando calles rectilíneas y estrechas donde aparcar los coches suele ser un problema muy grande. Las villas más recientes tienen la planta baja “hueca” para usarla como garaje, siendo habitables los pisos superiores. En las villas más antiguas esto es mucho más raro ya que cuando se construyeron en Corea no había tantos coches ni tanta gente podía permitirse tener uno.
Las villas se disponen siempre en edificios exentos es decir, no adosados, con separación respecto al siguiente, pero muy juntos, formando una red de callejones normalmente sinuosa y oscura, aunque no suele suponer un problema de seguridad porque Corea es un país muy seguro. Estas zonas residenciales suelen estar menos cuidadas y ser más caóticas.
Este tipo de vivienda está en declive, ya que barrios enteros de villas de este tipo están siendo comprados por las grandes empresas constructoras para construir torres de apartamentos, multiplicando la densidad de población de las ciudades. Por tanto, este tipo de construcción parece condenada a desaparecer o convertirse en residual en unos cuantos años.
Los “apartamentos”
 
Urbanización de apartamentos, con sus altas torres y sus
amplios espacios verdes
En España entendemos por apartamento un piso pequeño, pero en Corea los apartamentos son las viviendas que se encuentran en bloques de edificios normalmente muy altos y todos iguales. Sería el equivalente a un piso. Pueden ser pequeños o grandes, lo normal es que oscilen entre los 60 y los 120 metros cuadrados habitables, aunque hay apartamentos de más de 300 metros cuadrados, estos son mucho más raros y además extremadamente caros. Los bloques de apartamentos rara vez tienen menos de 15 plantas y en muchos casos superan las 30 plantas.
Los apartamentos también se encuentran en edificios de uso único residencial, aunque en algunos apartamentos modernos hay zonas comerciales en los bajos o en zonas próximas a los bloques dentro de la propia urbanización. Los apartamentos cuentan casi todos con control de acceso, es decir, son recintos privados, y con guardia de seguridad. Algunos también cuentan con CCTV con lo que se consideran la forma más segura de vivir a un precio razonable.
En este tipo de vivienda es donde vive la inmensa mayoría de los surcoreanos, y es el tipo de vivienda que más se ha extendido y que más se construye. Genera un paisaje a veces aburrido porque cada urbanización suele constar de 10 o más edificios iguales muy altos. Esto se hace para ahorrar costes, ya que utilizan los mismos planos arquitectónicos para los edificios y por tanto no hay que diseñar y hacer estudios individualizados como suele hacerse en España y en la mayoría de países. Sería básicamente el “copia y pega” de la construcción.
Los “officetel”
 
Ejemplo de officetel con sus bajos comerciales y viviendas
El nombre proviene de una composición lingüística entre “office” (oficina) y “hotel“. Este tipo de viviendas se encuentran en edificios de uso mixto. Los edificios de uso mixto aun son raros de ver en Corea del Sur ya que las ciudades siempre han estado planificadas de forma que un determinado área sea para usos comerciales, otro para usos de oficina, otro para usos residenciales y otro para equipamientos y zonas verdes y recreativas.
Los officetel llegaron en los años 80 con una liberalización de las regulaciones de los usos del suelo y desde que comenzó el nuevo milenio no han parado de ganar popularidad. En los bajos de estos edificios hay bajos comerciales que son normalmente cafeterías, restaurantes o tiendas de conveniencia, aunque a veces también hay tiendas. Por lo tanto estos edificios suelen ser menos tranquilos que los apartamentos pero con más servicios cerca. Además, normalmente se encuentran situados en calles principales o de cierta relevancia y es muy fácil verlos cerca de estaciones de metro.
Este tipo de vivienda es normalmente bastante pequeña. Oscilan entre los 25 y los 60 metros cuadrados habitables y es lo más común para una sola persona. Suelen ser más baratos que los apartamentos, evidentemente por su tamaño más reducido, y por encontrarse en vías principales menos tranquilas, no disponer de espacios verdes, recinto privado ni seguridad. En los officetel es donde suelen alojar  a los profesores extranjeros los programas de enseñanza de idiomas y las academias.
Los “chalés”
 
Ejemplo de chalé de diseño en una zona rica de Seúl
Es bastante extraño encontrar chalés en Corea, especialmente fuera de las zonas más ricas. Corea del Sur es uno de los países del mundo con mayor densidad de población y por su relieve montañoso el suelo no abunda y es muy caro. Poder tener un chalé, especialmente si tiene algo de jardín, es un lujo al alcance de muy pocos.
En los chalés es donde viven los ricos. Es posible verlos en algunas zonas residenciales ricas de las principales ciudades surcoreanas, siendo Seúl donde más hay porque es donde más actividad económica hay de toda Corea.
Cuesta mucho encontrar chalés por menos de un millón de euros. Es caro mantenerlos y además son grandes, en comparación con el tamaño medio de las viviendas en Corea del Sur.
Así que no desesperes, no creo que podamos vivir nunca en un chalé en Corea del Sur pero al menos intentemos luchar por ello 🙂
Y esto es todo, espero que os haya gustado esta entrada y, sobre todo, que os haya resultado útil.