cerrar
ArtículosCultura

Preparando y comiendo 신라면, el ramen más famoso de Corea

En mi ciudad es muy complicado encontrar productos coreanos, puesto que casi todo lo que hay asiático procede de China. Es cierto que el ramen es muy parecido cualquiera que sea el país de origen, pero el hecho de tratar con productos coreanos siempre es mucho mejor y más estimulante.

 

Esta es la presentación del producto. En
la tienda en la que lo compré me costó
1’10€, no mucho más de lo que cuesta en
Corea. Bastante bien para ser de
 importación.
El hecho es que ayer me dio por entrar a una tienda de conveniencia china que hay muy cerca de mi casa por ver si encontraba algún producto coreano. Ninguna de las veces que he entrado en esa tienda he visto productos coreanos así que mis expectativas eran bajas.

 

Sin embargo me llevé una grata sorpresa cuando vi que tenían 신라면 (Shin Ramyeon), que es la marca más popular de Corea en cuanto al ramen coreano. Esa grata sorpresa se volvió no tan grata cuando comprobé que sólo tenían el “hot & spicy”, pero a pesar de que no me gusta el picante no podía dejar pasar la oportunidad de probar 신라면, así que lo compré.

 

Esta entrada viene a completar (o complementar) esta otra que hice hace ya bastante tiempo sobre el ramen.

El sencillo proceso de preparación en unos pocos pasos

Lo bueno que tiene el ramen es que es una comida que alimenta bastante y se prepara en unos minutos. Para preparar mi 신라면 me bastó con hacer lo siguiente:

 

Esto es todo lo que hay dentro de la bolsa de 신라면
Después de ayudar a que se desapelmacen los fideos y nada
más verter el contenido de los dos sobres este es su aspecto
  1. Abrir la bolsa de 신라면 que contiene los fideos en bloque y dos sobres. Un sobre contiene unos polvos que al contacto con el agua caliente de la cazuela se convertirá en el caldo picante y el otro contiene verduritas deshidratadas que, también al contacto con el agua, se convierten en verduritas enanas y finas, bien fáciles de comer (vamos, que no te atragantas con “tanta” verdurita).
  2. En la cazuela pones 550 mililitros de agua a hervir y una vez el agua haga gorgoritos echas el bloque de fideos y viertes los dos sobres, ayudando con los palillos a que el agua caliente moje todo el bloque de fideos para que estos se hagan y se desapelmacen, a la vez que revuelves un poco para que se haga el caldo.
  3. Lo cocinas durante 5 minutos aproximadamente mientras vas moviéndolo con los palillos. Después una amiga coreana me aconsejó que echara un huevo, cuando ya estuviera todo hecho y justo antes de retirarlo, así que lo eché y revolví para que se hiciera.
  4. Retirarlo al bol donde lo vayas a comer y tener paciencia porque quema. En este caso no hay que retirar el caldo antes de servirlo, ya que se sirve como si fuera una sopa.

Y no hay más misterio, ese es el proceso. Sencillo, ¿verdad? Hasta el más cafre en la cocina podría hacer un buen 신라면.

Mi experiencia tras comer 신라면

Este fue mi resultado final (con huevo incluido)
La verdad es que el picante y yo no nos llevamos bien. Mi amiga coreana dice que el 신라면 no pica… Bueno, para mí sí que pica, y le picará a cualquiera que no esté muy dado a comer comida picante.
Por supuesto no pica ni de lejos al nivel de 불닭볶음면 (buldakbokkeummyeon), que por cierto tendré que comer (o mejor dicho probar, ejem…) próximamente y también compartiré con vosotros la experiencia.
En general el 신라면 me ha gustado, pero he sudado bastante comiéndolo y me he bebido 5 vasos de agua y 1 de leche durante su degustación. Eso sí, tampoco os asustéis porque, como digo, yo y el picante somos enemigos eternos.
Volvería (y volveré) a repetir con el 신라면, aunque la próxima vez no echaré todo el sobre de polvos del caldo, seguro que así me gustará más.
Espero que os haya servido y gustado la entrada, habrá más sobre comida coreana próximamente.
¡Un saludo!