cerrar
ArtículosSociedad

El problema de la contaminación en Seúl

La contaminación alta en Corea del Sur es un problema recurrente que se manifiesta de vez en cuando y cada vez de forma más frecuente en Seúl y el área metropolitana capitalina (Sudogwon) en los últimos años. Mucha gente me ha preguntado sobre este tema. Quieren saber más sobre la contaminación en Corea y especialmente en Seúl, sobre todo después de los episodios de “contaminación alta”  vividos en Madrid recientemente que llevó a unas impopulares e inefectivas medidas restrictivas del tráfico por parte del ayuntamiento que no solo no redujeron la contaminación sino que esta aumentó durante la aplicación de estas medidas. Por eso, bastantes personas se han interesado por cómo es la situación en Corea y cómo se trata este asunto en su principal ciudad, Seúl, y eso es lo que me ha empujado a escribir esta entrada.

Vista de Yeouido desde el metro en un día de polución alta

Lo primero de todo, decir que yo no soy un experto en contaminación, aunque llevo varios meses interesado por el tema y aprendiendo sobre ella. Además, como geógrafo, en mi carrera estudié climatología y algunas lecciones de meteorología que me sirven para comprender que estos fenómenos de alta contaminación no siempre tienen relación con la contaminación que se está emitiendo en un momento dado, sino que hay fenómenos meteorológicos como la inversión térmica que hacen que el aire denso se quede “estancado” al nivel del suelo y eso imposibilite la evacuación y disolución de los contaminantes en el resto de la atmósfera. Esto fue lo que pasó en Madrid que comentaba anteriormente, por eso algunas medidas como la restricción o prohibición de los vehículos son absurdas y meramente ideológicas (guerra contra el coche), ya que prefiero pensar que los que nos dirigen conocen de la existencia de estos fenómenos meteorológicos aunque prefieran ignorarlos por cuestiones ideológicas (ya que sería preocupante tener gente ignorante en el poder).

Antes de empezar a detallar el caso de la contaminación en Corea del Sur, resalto que en ella incluimos también las partículas PM10 y PM2.5, que no son gases tóxicos como el NOx o el SO2 pero pueden ser generados tanto de forma natural como humana.

La contaminación en Corea del Sur: Origen y causas

Episodio de polución muy alta hace una semana en Seúl

Corea del Sur sufre problemas en la calidad del aire de forma bastante frecuente. Por supuesto el problema no está al nivel del de China, pero no por ello es algo despreciable o a lo que se le deba restar importancia. En 2016, Corea del Sur se posicionó en 173ª posición de un total de 180 países estudiados en cuestión de calidad del aire. Así que es posible afirmar que la calidad del aire en Corea es peor que en la mayoría de países del mundo. Además, más del 50% de la población surcoreana está expuesta a niveles peligrosos de partículas finas (PM10 y PM2.5). Esto es algo que rápidamente deberíamos contextualizar diciendo que precisamente un porcentaje similar de personas viven en Seúl o su área de influencia capitalina. Es decir, 25.600.000 personas, el 50,4% de la población total de Corea del Sur, viven en el 11% del territorio del país. Además, el Área Metropolitana de Seúl es la cuarta más poblada del mundo. Esta altísima concentración de población da lugar a problemas casi irremediables de contaminación atmosférica en este área. Y precisamente la mayor parte de la población expuesta a niveles peligrosos de partículas finas vive aquí, motivo por el cual en esta entrada hablo fundamentalmente de la contaminación en Seúl y no en toda Corea ya que no son demasiado comparables.

Coreanas protegidas con mascarilla

En Seúl, según datos de 2011, hay aproximadamente 3 millones de vehículos registrados de los que 2,3 millones son vehículos privados. Estos datos son algo antiguos, pero teniendo en cuenta que el número ha crecido a razón de 1.000 a 10.000 vehículos al mes en los años anteriores, podríamos decir que aproximadamente a día de hoy habría unos 3,3 millones de haberse seguido una tendencia parecida. Y esto solo en el municipio de Seúl, sin contar los vehículos registrados en los municipios del área metropolitana que también suelen circular por Seúl a diario por motivos laborales. Es decir, el número de vehículos que hay en Seúl, muchos de ellos diésel, es impresionante. Y todo ello a pesar de contar con la mejor red de metro del mundo, la número uno en tecnología, la tercera por número de usuarios, la número 5 del mundo por kilómetros de vías y la séptima por número de estaciones. Además, cuenta con cientas de líneas de autobús y numerosos taxis. Por ello, no es un problema del magnífico sistema de transporte público, que además es bastante barato, sino de la cultura del coche privado que está arraigada entre los surcoreanos, entre otros motivos por su bajo precio, ya que Corea del Sur es uno de los principales fabricantes de vehículos del mundo y comprar un coche coreano en Corea es muy barato.

Contaminación de Seúl desde el monte Namsan

Otro de los orígenes de la contaminación y seguramente el principal causante de la polución producida dentro de la propia Corea del Sur es la generación de electricidad. Corea del Sur es el quinto país en consumo de carbón per cápita y en los últimos 23 años las emisiones surcoreanas de CO2 por quemar carbón crecieron un 147%. Esto se debe fundamentalmente a la proliferación de centrales termoeléctricas de carbón como principal método de producción de energía eléctrica por el que se apostó durante la época del boom económico surcoreano entre los años 70 y 90. Sin embargo, este es un problema al que el gobierno surcoreano ya le está poniendo solución, gracias a su inteligente apuesta por la energía nuclear. En la actualidad Corea es la quinta potencia de producción de energía nuclear. El país opera 24 reactores nucleares que generan casi el 30% de la producción eléctrica nacional, y existe un plan para ampliar la capacidad nuclear para 2030 con la construcción de otros 10, según KEPCO. Esto permitirá desmantelar progresivamente las centrales de carbón, muy contaminantes, y sustituir esa energía por la nuclear, que no produce nada de CO2 durante su vida útil. El problema fundamental de Corea del Sur respecto a la generación eléctrica es que es una isla energética, es decir, no puede importar electricidad debido al aislamiento por el norte y a que el resto está rodeado de mar al ser una península, con lo cual es imprescindible producir su propia energía y ser autosuficiente. Y además, al ser un país industrial que basa su economía en las exportaciones, es fundamental que para que sea competitivo pueda surtirse de energía barata y producida en cantidad, por ese motivo en el pasado se apostó por la energía de carbón y en la actualidad se hace por la nuclear, ya que las renovables no son una solución realista y económicamente viable salvo para el caso de las islas.

Smog de contaminación sobrevolando muy cerca de Pekín

Pero sin duda, el origen de contaminación más polémico de todos es China. Pese a que en realidad la polución surcoreana en su mayor parte es autóctona, hay una parte relevante que se expande desde China y llega a Corea, agravando los problemas propios de polución que ya existen por la industria coreana, las plantas termoeléctricas de carbón y el propio tráfico. Esto es algo que alguien que viaje a Corea puede ver fácilmente desde el avión. A mí me resultó muy chocante ver lo que se supone que era Pekín cubierto de una nube gris que poco a poco, a medida que el avión avanzaba hacia Corea, iba volviéndose más clara pero que en definitiva ahí estaba. Hasta llegar a Corea esa bruma de contaminación no desapareció, lo que parece indicar que es evidente que una parte importante de la polución realmente llega desde China. Esto es algo que los coreanos tienen muy seguro, pues siempre culpan a China, a su industria y a su deforestación de los problemas del aire en Seúl.

Contaminación visible aterrizando en Incheon

Además, una de las principales fuentes de partículas PM10 es el desierto del Gobi, situado entre China y Mongolia. Los vientos predominantes hacen que la arenilla del desierto vuele de vez en cuando desde China y Mongolia hasta Corea del Sur, fenómeno que es mucho peor en primavera, desde finales de febrero, todo marzo y parte de abril. Este fenómeno se denomina “Asian dust” pero en coreano lo llaman Hwangsa o polvo amarillo. Puede disparar los niveles de polución hasta los 900 microgramos por metro cúbico de PM10. El límite considerado no peligroso para la salud se establece en unos 70 microgramos por metro cúbico, según qué legislación, así que estamos hablando de picos de hasta más de 10 veces ese límite, aunque los episodios de hwangsa normales suelen rondar los 400. En esto sí que no se puede negar que China tiene una culpa clara, ya que antes del boom industrial este fenómeno no llegaba a Corea y Japón con la intensidad que llega ahora. Ahora con la gran deforestación realizada por el gobierno chino y la proliferación del boom inmobiliario que ha hecho construir ciudades de la nada donde antes había naturaleza, hacen que el polvo fino en suspensión no sea frenado por los árboles y tenga vía libre para llegar en mayor cantidad a Corea y Japón. No ha habido pocos roces políticos entre Corea y China por este asunto, incluso se llegó a un acuerdo para intentar solucionar el problema, sin resultados demasiado evidentes hasta la fecha.

La situación geográfica de Seúl como agravante del problema

Las ciudades abiertas al mar, como por ejemplo Tokyo, son menos propensas a acumular la contaminación, ya que debido a la gran extensión que se abre por el mar y las brisas marinas la contaminación puede evacuarse mucho mejor fuera de la ciudad, y se dispersa mejor, consiguiendo que la concentración de contaminación por metro cúbico sea sensiblemente menor que si estuviera en el interior.

Cielo gris en un día de polución alta

Seúl es una ciudad de interior, no demasiado alejada del mar (unos 40 kilómetros), pero con una característica crítica para agravar este problema: sus montes. Seúl está salpicado por numerosas montañas y montes que si bien no son excesivamente altas, hacen que la ciudad sea una consecución de llanuras aluviales cerca del río Han y valles en U cerca de esos montes. Esto hace que a la polución generada por el tráfico, fábricas y centrales eléctricas de la capital y alrededores le cueste más evacuarse. Si a esto le sumamos la llegada de la polución china y los ocasionales episodios de hwangsa, parece evidente que la variante humana no es la única causante de la concentración de la polución sino que la variante geográfica u orográfica tiene mucho que ver con ella.

A pesar de esto, la mayor parte de los días del año la contaminación en Seúl se mantiene moderada, es decir, dentro de los límites saludables, aunque suelen existir picos de contaminación alta que bajan en un par de horas. La calidad del aire en Seúl no es, a grandes rasgos, tan mala como podría ser para la población que tiene y la industria que está concentrada alrededor, pero esto no es un argumento para dormirse y dejar de tomar medidas para mejorar esta situación.

Cambios de tendencia que nos dan esperanza

Cabina reconvertida a cargador de coches (Fuente: Forocoches Eléctricos)

A pesar del pesimismo que nos muestran las cifras, hay motivos para la esperanza. Por ejemplo, la venta de vehículos híbridos ha crecido exponencialmente, y en 2016 casi se duplicaron las ventas de vehículos híbridos en el país gracias al lanzamiento de modelos como el Hyundai Ioniq y el Kia Niro híbrido. Los vehículos 100% eléctricos no tienen demasiado tirón en el país ya que hay una gran escasez de puntos de carga, pero se están intentando potenciar tras el lanzamiento del Hyundai Ioniq, un modelo que tiene tres variantes: híbrido, híbrido enchufable y 100% eléctrico. El gobierno anunció que impulsará la venta de vehículos eléctricos con medidas como la transformación de 30.000 cabinas telefónicas en puntos de recarga de coches eléctricos y subvenciones para instalar puntos de recarga en los garajes de las comunidades de vecinos. Con estas medidas y otras se pretende cuadruplicar el número de estaciones públicas de recarga para 2020, poniéndose a la altura de los países más avanzados en esta materia.

Además, el cambio de la energía termoeléctrica a base de carbón por la energía nuclear y la apuesta por las renovables para autoabastecer las islas reducirán notablemente las emisiones de CO2 que causa el efecto invernadero.

Sin duda Corea tiene un problema serio con la polución, pero es cuestión de 10 años que se vea reducido sustancialmente a medida que se pongan en funcionamiento los nuevos reactores nucleares previstos, se cierren las centrales de carbón y se aumente la popularidad de los coches eléctricos e híbridos.

Tags : ChinaContaminaciónCoreaHwangsaPoluciónSeúl
  • Endurero17

    Muy interesante!!

    • ¡Muchas gracias! Me alegro mucho de que te guste 😉