cerrar
ArtículosHistoria

La Ley de Seguridad Nacional, el seguro de vida de Corea del Sur

Antes de empezar con este artículo, quiero decir que no todo el artículo muestra una verdad absoluta, sino que habrá gente que tenga diferentes opiniones sobre el tema, pero para mí es como os lo voy a contar. También se recoge en una parte del artículo la visión de los críticos a esta Ley y los inconvenientes que tiene. Dicho esto, ¡empecemos!

¿Qué es la Ley de Seguridad Nacional?

Corea del Sur en el pasado era profundamente anticomunista

La Ley de Seguridad Nacional (국가보안법) (en adelante LSN) es una ley de Corea del Sur anteriormente llamada Ley Anticomunista que fue promulgada en 1948 y tiene como objetivo, según la propia ley, “garantizar la seguridad del Estado y la subsistencia y libertad de los ciudadanos, regulando cualquier actividad prevista que comprometa la seguridad del Estado”. Esta ley antaño era usada arbitrariamente por la época de las dictaduras como pretexto para todo tipo de censura y persecución de personas contrarias a la ideología de esas dictaduras, fundamentalmente a personas comunistas o de izquierdas, que igualmente eran tachados de comunistas aunque fueran de una izquierda más moderada.  Tras la llegada de la democracia en los años 90, se incluyó en la ley un artículo que autolimita su aplicación para acabar con el uso ideológico indiscriminado de la misma. Este artículo dice que  “en la interpretación y aplicación de esta ley se limitará al mínimo su aplicación para lograr el propósito mencionado, y no se permitirá interpretar extensivamente esta Ley, ni restringir irracionalmente los derechos humanos fundamentales de los ciudadanos garantizados por la Constitución.”

En la práctica esta ley restringe algunas libertades para garantizar otras más fundamentales que permitan el correcto funcionamiento del Estado y la libertad individual de los ciudadanos en un marco hoy en día insólito de guerra fría, ya que Corea es el único lugar del mundo donde sigue existiendo la guerra fría y en en el que los dos grandes bandos ideológicos del pasado, comunismo y capitalismo, siguen “conviviendo” frente a frente.

Para comprender por qué existe esta ley y el marco en el que se creó y el que existe ahora mismo, es conveniente explicarlo detenidamente.

Contexto histórico y actual de la ley

El contexto histórico es lo que mejor puede explicar la existencia de esta ley y por eso haré especial énfasis en explicarlo profundamente. Corea del Sur es un país que continúa técnicamente en guerra y hace frontera con la peor dictadura que existe ahora mismo en el planeta. Una dictadura nada fiable que no contempla ningún derecho humano fundamental y que no está dispuesta a acatar las leyes internacionales. Por ello Corea del Sur, una democracia libre que sí cumple con los Derechos Humanos y se ajusta a las leyes internacionales, debe tener mecanismos para protegerse. Estos mecanismos no deben quedarse únicamente en el aspecto militar, pues el ejército es importante para defenderse físicamente contra las amenazas también militares de Corea del Norte, pero es del todo ineficaz para protegerse de otros tipos de amenazas y ataques que Corea del Norte ha estado realizando durante décadas desde que se firmó el armisticio de la Guerra de Corea en 1953. Estas amenazas van desde la infiltración de espías y unidades especiales para desestabilizar el Estado hasta los esfuerzos para implementar grupos políticos comunistas de presión con el objetivo de actuar de acuerdo a los intereses de Pyongyang en contra de los de Seúl.

Movimiento antijaponés del 1 de marzo de 1919

Corea del Sur se fundó en 1948 (agosto), igual que Corea del Norte (septiembre), en un marco de gran inestabilidad política debido a los intereses de la URSS y Estados Unidos para evitar una Tercera Guerra Mundial tras apenas haber salido de la segunda. La división de la nación coreana vino motivada, además de por los intereses de las grandes potencias, por la existencia de un gran número de comunistas afines a la URSS que la propia URSS “educó” e introdujo artificialmente en Corea en la década de 1930, aprovechando el descontento de la indefensión de los coreanos frente al invasor japonés que mantuvo un gobierno colonial desde 1910 hasta 1945, momento en cual Corea fue liberada inmediatamente después de la firma de la rendición de Japón que tuvo lugar tras el lanzamiento de las dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. La URSS aprovechó el vacío de poder y la indefensión de los coreanos para, a través de Kim Il Sung, liderar grupos comunistas títeres que fueran ganando adeptos con vistas a la próxima caída del Imperio de Japón, momento en el cual esperaban que el comunismo fuera los suficientemente importante en Corea como para liberarla bajo su ideología y no bajo la que tenía el Gobierno de la República de Corea en el Exilio, creado a raíz del movimiento antijaponés de liberación del 1 de Marzo de 1919 y cuya ideología era en cierto modo pro-capitalismo y que contaba con el apoyo de EE.UU.

A pesar de que cuando sucedió el levantamiento del pueblo coreano contra la colonización imperialista de Japón en Corea Kim Il Sung tenía menos de 7 años de edad, esto no fue impedimento para los comunistas para hacerle creer a muchos coreanos que Kim Il Sung era el libertador de la patria, a pesar de que comenzó sus actividades revolucionarias en los años 30. Ganó tantos adeptos hasta 1945 que fue motivo para que EE.UU. se preocupara de las intenciones de la URSS de que existiera una Corea comunista. Stalin quería evitar a toda costa que un país pro-EE.UU., como sería Corea si el Gobierno de la República de Corea en el Exilio hubiera dirigido la península entera, se estableciera haciendo frontera con ellos. Por este motivo infiltró, apoyó y financió esos grupos dividiendo Corea ideológicamente durante la propia colonización japonesa para luego recoger sus frutos con una Corea comunista o, al menos, una frontera libre de la amenaza de un país pro-EE.UU una vez Japón cayera.

Lee Seungman fue el primer presidente de Corea del Sur

Poco después de fundarse Corea del Sur, Lee Seungman, quien fuera primer presidente del Gobierno de la República de Corea en el Exilio (1919), fue elegido también primer presidente de la República de Corea (popularmente Corea del Sur) tras su fundación, tras unas elecciones muy fáciles de ganar ya que no tenía contrincantes políticos. Lee era fuertemente anticomunista y nacionalista antijaponés, unas ideologías que, teniendo en cuenta el radicalismo comunista de Kim Il Sung, sentaron el cóctel perfecto para un duro enfrentamiento en una Corea empobrecida y enormemente influenciada por las dos grandes potencias del momento. Y así surgió la Guerra de Corea tras la invasión comunista contra el Sur en 1950.

Antes, durante y después de la guerra, la Ley de Seguridad Nacional (Ley Anticomunista) ya existía. Lee sabía que había muchos surcoreanos pro-URSS dentro de su país dispuestos a luchar por el comunismo y acabar con el recién nacido Estado surcoreano. Bajo la promulgación de esa ley se pretendía erradicar al enemigo interno para garantizar la existencia del Estado. Existió una guerra de guerrillas previa a la Guerra de Corea, entre 1945 y 1950, entre comunistas y afines a la República de Corea que Lee intentó atajar con esta ley de 1948, de modo que el Estado cometió numerosos asesinatos y ejecuciones sumarias de cualquiera que fuera sospechoso de ser comunista para evitar el resquebrajamiento de Corea del Sur. No había margen de error y las atrocidades estaban justificadas bajo la amenaza de la URSS y Kim Il Sung. Fueron momentos en que Corea del Sur mató a miles de inocentes simplemente porque un vecino pensaba que eran

Periódico de EEUU informa del estallido de la Guerra de Corea

comunistas pero sin existir ninguna prueba ni evidencia contra ellos. Ni siquiera había tiempo para juicios justos. Aún así, muchos comunistas se salvaron huyendo hacia el Norte, que logró atraer a mucha gente con la promesa de construir un paraíso socialista donde todo el mundo tuviera una casa, un trabajo y comida garantizados. Durante la ocupación japonesa, la mitad sur de Corea era fundamentalmente agraria, mientras que en la mitad norte se concentraba la industria y las minas de minerales, ya que la parte sur no tenía más que mejores condiciones climáticas para la siembra. Esto hizo que Corea del Norte partiera desde una mejor posición, ya que era más rico que Corea del Sur, que era la Corea rural, la agraria, y gracias a eso entre otras cosas, el Norte ganó adeptos y el Sur intentó frenar al comunismo con la imposición de esta ley.

Después de la guerra y tras la firma del armisticio, la ley le fue incluso más útil a los dirigentes surcoreanos. Lejos de aceptar el armisticio y no agredirse, las partes infiltraban espías y todo tipo de agentes en la parte contraria con el objetivo de recabar información y, en ocasiones, de atacar.

Durante décadas, Corea del Norte ha intentado desestabilizar Corea del Sur utilizando sus espías e infiltrado unidades especiales, como la que intentó matar al presidente Park Chung Hee el 21 de enero de 1968 infiltrando una unidad de élite en la Casa Azul, llegando casi a entrar en el recinto presidencial y acabando a tiros con los guardias surcoreanos. Algunos norcoreanos murieron y otros huyeron. Corea del Norte volvió a intentar matar a Park Chung Hee en 1974 usando a un agente norcoreano residente en Japón, pero en su lugar mató a la Primera Dama.

Otras violaciones norcoreanas del armisticio con Corea del Sur fueron, por ejemplo, el secuestro de un avión en 1958 que desviaron hacia Pyongyang, las infiltraciones de octubre y noviembre de 1968 de unos 130 agentes norcoreanos en Corea del Sur de los cuales se logró matar a 110 y capturar a 7, el atentado con bomba contra la comitiva del presidente surcoreano Chun Doo Hwan en un viaje a Birmania en el que murieron 21 personas, entre ellas 4 ministros del gobierno surcoreano y 11 funcionarios de alto rango o el atentado del vuelo 858 de Korean Air en 1987 que mató a 104 pasajeros y 11 tripulantes por una bomba colocada por dos agentes norcoreanos que se bajaron del aparato en una escala y cuyo objetivo era desestabilizar el país antes de los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, entre otros muchos ataques e infiltraciones.

Es decir, la amenaza es real, ha persistido durante la historia de Corea del Sur y persiste hasta hoy en día. Se desconoce con exactitud el número de espías norcoreanos en Corea del Sur aunque se sabe de su existencia ya que ha habido varias deserciones. A día de hoy Corea del Norte emite intermitentemente secuencias de números codificados por radio que se piensa que son códigos utilizados para dar órdenes a sus espías. La LSN lucha contra las actividades que tengan como objetivo la subversión y la alta traición al Estado surcoreano que pretendan beneficiar al enemigo.

Aplicación de la LSN hoy en día y por qué es el seguro de vida de Corea del Sur

Mensaje que aparece al abrir una web bloqueada

En la práctica, la LSN garantiza la estabilidad del Estado contra la influencia de Corea del Norte en la política surcoreana prohibiendo el comunismo. Los principales puntos que la ley castiga son  el reconocimiento de Corea del Norte como entidad política, la existencia de organizaciones que defienden el derrocamiento del gobierno, la impresión, distribución y propiedad de material anti-gubernamental, así como cualquier incumplimiento de la obligación de denunciar tales violaciones por otros, según la propia ley. Para ello bloquea en Internet las webs norcoreanas así como las que están a favor de ellos, persigue en las redes sociales a quien opina a favor de Corea del Norte y otorga al gobierno el poder de decidir si las ONGs nacionales pueden o no donar a Corea del Norte y qué pueden donar así como otorgar permisos de viaje a Corea del Norte, adonde los surcoreanos no pueden viajar libremente sino que solo pueden hacerlo con un permiso especial del Ministerio de Unificación que se consigue solo si la visita tiene una justificación muy concreta.

Momento del asesinato de Kim Jong Nam

Y es que en efecto, los tentáculos de Corea del Norte son muy grandes, y es algo que podemos ver constantemente. La red de espionaje e inteligencia de Corea del Norte no solo opera en Corea del Sur sino que se trata de una red internacional. Tiene agentes repartidos por medio mundo y en muchas ocasiones utiliza al propio personal diplomático de sus embajadas para proteger estas células y organizar sus acciones. Un ejemplo de esto último es lo que está sucediendo con el asesinato del hermanastro del dictador norcoreano Kim Jong Un, Kim Jong Nam. Corea del Norte solo tiene embajadas en 45 países del mundo, y el asesinato de Jong Nam fue cometido en un país con embajada y que se creía no hostil a Corea del Norte: Malasia. Esto se hizo con el objetivo de que el asesinato pudiera ser silenciado utilizando su propio personal diplomático, pensando que Malasia no pondría oposición a entregarles el cadáver rápidamente para hacerlo desaparecer, algo que Malasia no hizo y que ha enfrentado a ambos países. Malasia ahora investiga a un diplomático de la embajada norcoreana en Kuala Lumpur, así como también ha detenido a un norcoreano y ha señalado como sospechoso a un trabajador de la aerolínea estatal norcoreana Air Koryo.

La purga de Kim Jong Nam es el ejemplo más reciente de que Corea del Norte opera al margen de la ética así como del derecho internacional con agentes y matones a sueldo en suelo extranjero.

Lee Seok Ki arrestado por su plan de alta traición

Por proximidad, por intereses y por la evidente enemistad que sienten ambos gobiernos entre sí, Corea del Sur es el país más amenazado por este tipo de acciones, con lo que no debería extrañarnos que exista una ley que restrinja o prohíba las actividades de aquellos que tienen la misma ideología que Corea del Norte. En 2013 se descubrió que la cúpula del Partido Progresista Unificado (PPU) había estado conspirando en contra del Estado de Corea del Sur para participar en un plan de sabotaje de infraestructuras civiles y militares de Corea del Sur en caso de guerra con Corea del Norte durante el aumento de las tensiones intercoreanas de ese mismo año. Se probó que el líder del complot, el Legislador Lee Seok Ki, mantuvo reuniones con el grupo clandestino pro-norcoreano RO (Revolutionary Organization) con esos fines y fue condenado a 12 años de cárcel, así como también otros acusados fueron condenados a penas de entre 4 y 7 años de cárcel. Además, el Tribunal Constitucional decidió con 8 de los 9 jueces a favor la ilegalización del partido y la invalidación de sus 5 escaños en la Asamblea Nacional.

Por ello, es posible afirmar que la Ley de Seguridad Nacional es el seguro de vida de Corea del Sur, ideológica y también literalmente, pues pone al Norte mucho más difícil el hecho de influenciar sobre la política del Sur al no poder haber partidos de ideologías afines, así como también el hecho de infiltrar y operar sus células de espías al estar estas mucho mejor aisladas y contar con más herramientas legales para perseguirlas. Ningún país está blindado al 100% de las acciones de Corea del Norte, pero Corea del Sur sí es el que más difícil se lo pone porque sabe bien que de ello depende su integridad como Estado y la protección del resto de las libertades individuales y políticas que la ciudadanía surcoreana goza hoy en día.

Consecuencias negativas de la Ley de Seguridad Nacional

Surcoreanos pidiendo la abolición de la LSN

Esta ley no deja de ser polémica, pues ha sido tachada de violar la libertad de expresión, las libertades políticas y las libertades de asociación. Es cierto, en base, que limita algunas de ellas, pero lo que no suele tenerse en cuenta es que lo hace con el objetivo de no terminar como su vecino del norte, en donde se limitan todas, y que en este sentido alguien que conoce la realidad coreana y las amenazas a las que se enfrenta el gobierno de Corea del Sur y sus ciudadanos en el día a día defendería la vigencia de esta ley.

La institución más llamativa que ha criticado a Corea del Sur por violación de libertades por esta ley es Amnistía Internacional, quien a su vez critica a Corea del Norte por hacer lo que hace mientras critica también a Corea del Sur por tener una ley que protege al Estado y sus ciudadanos precisamente de lo que hace Corea del Norte y que también critican. Algo que yo personalmente no entiendo, a no ser que AI piense que existen las recetas mágicas a la hora de enfrentarse a una dictadura comunista sin escrúpulos.

Sea como sea, la LSN siempre ha sido causa de polémica, dentro y fuera de Corea del Sur, y recurrentemente utilizada por comunistas de todo el mundo para tachar a Corea del Sur como un Estado antidemocrático, ignorando todo lo que está expuesto sobre estas líneas. Ahora, sabiendo lo que es y por qué existe, dejo que cada uno saque sus propias conclusiones.

Tags : Corea del NorteCorea del SurHistoriaLey de Seguridad Nacional