cerrar
ArtículosSociedad

Seis maneras de comer MUY barato en Corea

Comer en Corea del Sur puede resultar muy económico para un europeo, y de hecho los precios de la comida es de las primeras cosas que se notan nada más empiezas tus andaduras por el país. Un menú normal consta de un plato principal grande y platillos de acompañamiento, llamados banchan. Estos últimos pueden recargarse de forma ilimtiada y totalmente gratuita, pidiéndoselo al camarero o, en ocasiones, con un self service para los banchan. Además, siempre se proporciona agua de filtro gratuita, bien sea en jarras o levantándote con tu vaso a por ella a una máquina de agua filtrada. Un menú normal en un restaurante convencional suele costar entre 6.000 y 10.000 won (4,65€-7,70€). Ahora bien, y este ya es un primer truquito, es mucho más barato comer en las calles aledañas a universidades o centros de trabajo como zonas de oficinas que en otras zonas de las ciudades, y en algunos restaurantes, especialmente en los que son tipo buffet, es mucho más barato comer que cenar, de hecho en algunos casos el precio se duplica, ya que la comida está orientada a la gente que trabaja mientras que cenar fuera se entiende como algo más de ocio.

Aun así, hay lugares y truquitos que te permitirán mantenerte vivo alimentándote más o menos bien (eso ya depende xD) por un precio aún más bajo que el de los restaurantes convencionales. Esos consejos es lo que os desvelo a continuación. Si tienes pensado viajar a Corea del Sur y no morirte de hambre, puedes hacerlo si tienes en cuenta estos tips. Ahora bien, es mejor ahorrar un poco más y disfrutar de las deliciosas barbacoas coreanas de carne o los impresionantes platos tradicionales, para bolsillos un poquito más llenos.

Comida callejera

Tallarines fritos con verduras

En Corea la comida callejera es increíblemente variada y riquísima, y además ofrece en la inmensa mayoría de los casos unas garantías higiénicas tremendas. La comida callejera suele estar bien regulada por el Gobierno y existen controles a los puestos con licencia. Es gracioso porque en muchos de estos puestos suelen colgar fotografías de cuando el programa de televisión X del canal Y les fue a visitar, y luego resulta que esto lo ves en tantos y tantos puestos que al final el que te visite la televisión no significa nada en cuanto a que lo que te puedas esperar de ese lugar sea mejor o peor.

El lugar de Seúl que sin lugar a dudas te recomendaría que fueras para disfrutar de la comida callejera es Noryangjin. Aquí se aglutinan un montón de puestos de comida de diferentes tipos y países, desde comida coreana a comida japonesa pasando por vietnamita o tailandesa. Además ahora los puestos de comida callejera de Noryangjin están muy bien, porque el ayuntamiento les construyó unas estructuras cerradas fijas que han dado gran amplitud a los puestos y está todo mucho más organizado y limpio.

Arroz con kimchi, samgyeopsal, spam, huevo, etc

Aún así tú tienes que comer de pie y en la calle, una alternativa quizás no muy agradable si viajas en invierno.

Los precios de la comida callejera suelen variar entre los 2.000 y los 5.000 won por plato (1,55€-3,90€), siendo 3.000 won (2,30€) lo más común. A la derecha, por un lado deliciosos tallarines fritos salteados con verdura al estilo tailandés, y debajo arroz frito con finas tiras de samgyeopsal, spam, salchicha, huevo frito, kimchi y alga kim deshidratada, como véis muy rico y completo, y las raciones tenían un tamaño generoso.

Pequeños restaurantes en zonas de mercado

Sopa de fideos y tangsuyuk

En las ciudades coreanas hay calles que son meros mercados al aire libre, donde las tiendecitas sacan sus puestos de fruta, verduras, pescado y demás y la gente va allí a comprar… y a veces también a comer. Porque en estas calles suele haber pequeños restaurantes (a veces realmente pequeños, microscópicos) en donde señores y señoras mayores preparan cosas sencillas pero deliciosas a precios imbatibles.

Lo que veis a la derecha de estas líneas es una sopa de fideos acompañada de un poco de kimchi, una rodaja de rábano y alga kim deshidratada. El plato era bastante grande y es suficiente para una cena o ideal como primer plato para el almuerzo si eres de mucho comer. Esta sopa me costó 1.000 won (0,80€). Sí, tal y como lees.

Lo otro que se ve en la foto es tangsuyuk, tiras de cerdo crujiente con una salsa dulce con textura bastante similar a la de la miel. Delicioso, la verdad, aunque es un poquito duro cuando el tangsuyuk es barato y en esto sí que se nota mucho la calidad respecto a los restaurantes que ofrecen tangsuyuk por encima de los 10.000 won (8€) aunque evidentemente son raciones mucho más grandes. Pero es que el de la foto me costó 2.000 won (1,55€), y de sabor estaba muy bueno. Tampoco hay que pedir mucho más.

Ramen instantáneo

Ramen y Jin Jjajang instantáneos

Esta es una de las opciones más baratas y rápidas para comer en Corea, pero también una de las menos aconsejables porque un abuso de ramen en un tiempo muy corto puede causarte falta de otros nutrientes y, sobre todo, gordura, porque las grasas saturadas que hay en los ramen instantáneos industriales son mucho mayores que las del ramen de restaurante. Aunque por 1.300 won por ración (1€) habrá veces que merezca la pena hacer una parada para comerlo. En las tiendas de conveniencia venden ramen con unos recipientes desechables de aluminio, y cuentan con dispensador de agua muy caliente para podértelos hacer ahí mismo, y en algunos casos también con mesas y sillas para comerlo ahí mismo. Aunque el ramen instantáneo comprado en tiendas de conveniencia con este recipiente listo para comer suele ser un poco más caro que el de supermercado y cuesta entre 3.000 y 4.000 won (2,30€-3,10€) ya que se ofrece el servicio del agua caliente, palillos y el propio lugar para comerlo. Aunque como os digo no sea una opción muy recomendable para la salud, es una opción a tener en cuenta para salir del paso, ya que una ración de ramen instatáneo es suficiente para quitar el hambre durante unas horas.

Dosirak

Bandeja de dosirak con verduras

Las bandejas dosirak son menús “completos” precocinados y listos para comer. Tan solo es necesario calentarlos en el microondas. Se encuentran fácilmente en cualquier tienda de conveniencia tipo GS25, CU o 7-Eleven por precios entre los 4.000 y los 6.000 won (3,10€-4,65€), dependiendo del tipo de comida que contenga el dosirak. Tal y como se ve en la imagen de la derecha, estos dos dosirak que me comí tenían de todo para una cena más que suficiente: carne de pollo rebozado, spam, bulgogi, tteok-galbi y verduras al vapor en un caso, y de forma muy similar pero quitando las verduras al vapor para ponerle mandu y un tipo más de kimchi en el otro caso.

Bandeja de dosirak con dos kimchis

Por supuesto lo que no falta en todo dosirak es un gigantesco compartimento de arroz blanco, porque hincharse a arroz es más barato que poner más carne, por supuesto. La forma más inteligente de comerlo para que luego no te resulte insípido es ir cogiendo carne, kimchi o lo que sea y comerlo junto con el arroz, alcanzando un equilibrio bastante rico para el paladar. No es que sea el menú ideal, pero es una opción a tener en cuenta si un día te has quedado corto de presupuesto y hay que recortar en la alimentación. Del mismo modo que con el ramen, en las tiendas de conveniencia cuentan siempre con microondas para calentar la comida precocinada como los dosirak, y en muchos casos la puedes comer ahí mismo.

Comida de puestos de mercados tradicionales

En un puesto del mercado Gwangjang

A veces los puestos de comida callejera normales y corrientes ofrecen comida que se ofrece también en los puestos de comida de los mercados tradicionales, pero estos ocultan una variedad que a veces no puede encontrarse en la calle. El más famoso y recomendable de Seúl sin duda es el Gwangjang Sijang, en pleno corazón del distrito de Jongno que a su vez está en pleno corazón de Seúl. Tiene muchísimos puestos de comida (varias calles), así como también pequeños restaurantes a los laterales, entre ellos uno muy famoso que ofrece bindaetteok por precios razonables (especialmente recomendable comerlo con makgeolli). Lamento no recordar el nombre de ese lugar, pero si alguno ha estado y lo conoce que lo deje en los comentarios.

Mori-gogi

En el caso de la foto a la derecha, lo que se ve es mori-gogi, literalmente carne de cabeza, por supuesto de cerdo. Las experiencias culinarias que se pueden tener en los mercados tradicionales son inagotables, desde mori-gogi hasta delicioso kimbap artesanal (muy famoso el mayak-kimbap o “kimbap droga” por lo adictivo que es), pasando por bindaetteok, sundae (algo así como la morcilla), sopas de todo tipo, marisco, pescado, pinchos de carne marinada o hasta sopa de carne de perro, esto último muy poco común pero en el mercado Gwangjang lo he visto. Acerca del mori-gogi os diré que para mí no es en absoluto recomendable. A mí no me gusta el sabor de esa carne, aunque hay gente que realmente lo ama. A muchos coreanos les encanta y, la verdad, es recomendable como experiencia para probar cosas nuevas aunque no desde el punto de vista de mis preferencias gastronómicas. No recuerdo exactamente cuánto costó ese plato pero creo que rondaba los 4.000-5.000 won (3,10€-3,90€).

Cadenas de comida rápida como McDonald’s, Burger King o Lotteria

Evidentemente es un tópico recomendar comer en cadenas de fast-food si quieres ahorrar y para eso no hace falta una entrada, pero es algo que tenía que añadir por una sencilla razón: Los productos y menús de las cadenas de comida rápida en Corea no tienen casi nada que ver con lo que puedas encontrar en occidente. Por ejemplo, la hamburguesa de gambas de McDonald’s es algo que adoro y en España no existe y creo que en ningún lugar de Europa. La bebida en ese caso fue una especie de soda con sabor a cereza, ya que era bebida exclusiva de la temporada de primavera, cuando los cerezos florecen y se pone todo rosa y bonito. También la hamburguesa de bulgogi está buenísima, y antes creo que era en Lotteria había una hamburguesa sin pan que consistía en un bloque de arroz prensado, carne y demás y otro bloque de arroz de forma que se sustituía el pan por el arroz, dándole un sabor muy asiático a la fast-food. No sé si esto se sigue comercializando porque fui capaz de encontrarlo la pasada primavera.

Menú de hamburguesa de gambas con bebida de primavera

Recomiendo pasarse por alguna cadena de comida rápida internacional porque siempre es muy curioso ver las diferencias entre países, que son causadas exclusivamente por las diferencias gastronómicas y del tipo de consumidores. El set de hamburguesa de gambas de la foto de la derecha costó unos 6.000 won (4,65€), y la mayoría de menús normales (nada de cosas premium) de las cadenas de comida rápida en Corea están entre los 5.000 y 7.000 won (3,90€-5,40€), una opción bastante económica, aunque como podéis comprobar no es la opción más económica para comer en Corea mientras que fuera de Corea o al menos en Europa y América lo normal es que estas cadenas de comida rápida sean lo más barato.

Tags : AhorrarComidaConsejosCoreaGastronomía